Presume de ser uno de los países más felices del mundo, con tasas muy por encima de sus vecinos europeos en temas como la igualdad de género o el pago de las pensiones. Pero, como dijo Marcelo (que no Hamlet) en la famosa obra de Shakespeare, “algo huele a podrido en Dinamarca”.

from Pocket
via ¿Te gusta este articulo? haz clic para ir a la web del autor